PREPARADOS,LISTOS….A COMPRAR

Hola pensadores, como ya es normal en estas fechas llegan las tan deseadas “rebajas”.En algunas ciudades empezaran tal vez unos días antes, pero lo que si que veremos en esta semana es la habitual competición en las puertas de los grandes almacenes por conseguir las mejores “gangas”.Todo vale por conseguir el premio ya sea empujones, agarrones, faltar al trabajo, etc..
Estos días es cuando mejor se puede ver lo manipulados que estamos, somos grandes compradores compulsivos todo esto en supuestamente en la cuesta de enero, es decir el plan que te ofrecen para empezar con la dichosa cuesta de enero(después de habernos dejado bastante dinero en navidades y reyes) no es otro que salir a comprar y cuanto mas tardes peor, porque perderás la oportunidad de encontrar las mejores “ofertas”.
Los verdaderamente beneficiarios de estas rebajas son los vendedores porque en unas fechas tan difícilmente para vender, después de navidad y reyes como dije antes, ellos han conseguido no solo no dejar de vender sino vender mucho mas con engañosas ofertas sobre el producto. Nuestras compras en la mayoría de las ocasiones no son ni necesarias, osea que seguro que te compraras ese par de zapatos que esta rebajado a la mitad sin haberte parado a pensar si realmente te hacen falta, porque ya tengas 3 pares en casa.
Acontinuación os mostramos un articulo de Raúl García Duran (profesor de economía de la universidad autónoma de Barcelona) que a nuestro entender explica bastante bien el tema de las rebajas. Este interesantísimo articulo viene acompañado de un breve video que hemos pescado de youtube.

El cuento de las rebajas
Estamos en una sociedad totalmente basada en la economía y por eso quienes mantienen esta sociedad (que los mantiene a ellos, y muy bien) nos quieren analfabetos en todo lo referente el funcionamiento económico. La ciencia económica actual es una gran mentira y peores son aún aquellas de sus patrañas que nos dejan llegar. No viene mal por tanto, de vez en cuando, una pequeña lección de economía, real, sin engaños. Según la ciencia económica, es el mercado quien regula la actividad económica a través de la fijación de precios, en cada momento, según las oscilaciones de la oferta y la demanda de todos y cada uno de los bienes. El mercado subirá el precio cuando la oferta sea menor o la demanda mayor y lo bajará en el caso contrario, cuando la oferta sea mayor o la demanda inferior.
¿Alguien recuerda, sin embargo, una baja generalizada de los precios? Más bien todo lo contrario, la inflación, la subida generalizada de los precios, es permanente. Porque no es cierto que sean la oferta y la demanda quien fija los precios, sino que es la empresa quien lo hace. Preocupada ésta por dominar el mercado, en su propio beneficio, para que los precios no bajen: los precios son sus ingresos. Por más que nos digan, el gran enemigo del “libre mercado” no es el Estado sino la libre empresa.
¿Y las rebajas’?, nos dirá alguno. Quizás resulte saludable, en vez de peleamos a la puerta del Corte Inglés por un producto de saldo que pronto estará pasado de moda, preguntarnos qué significan realmente “las rebajas”. En contra de lo que nos dicen, son en realidad una subida de los precios. Veámoslo. Y sin necesidad de buscar tres pies al gato, con los argumentos (teoría económica) proporcionados por los más fieles defensores del mercado.
¿Cuándo se producen las rebajas? Pues cada vez más, ya que el engaño es rentable y cualquier excusa es buena (falsas liquidaciones, reformas…) Pero fundamentalmente cuando: o bien hay un descenso de la demanda de determinados productos: a) porque son productos de temporada b) porque la gente tiene determinados gastos extras (Navidad, vacaciones) que hacen que no se plantee comprarlos. O bien porque hay un aumento de la oferta de los mismos; se ha acabado la temporada y hay que liquidar stocks. Este fenomeno llega a producirse especialmente en las gloriosas rebajas… Es decir, descenso de la demanda o aumento de la oferta. Según el mercado, baja de precios. Y aquí está la primera parte del engaño. En las rebajas nos dicen que el precio es el antiguo, pero que nos venden los productos por debajo de éste. Blasfemia. El dios mercado dice que los precios ya no son los antiguos, que han bajado, que tienen que bajar. La libre empresa, sin embargo (y en nombre del libre mercado), baja el precio sólo temporalmente, como “rebaja”, no como bajada de los precios, de forma que después podrá seguir manteniendo el precio antiguo (o subirlo) sin decir que lo ha subido. Un ejemplo: un jersey que, supongamos, vale 30 euros, cuando llegan las rebajas nos dicen que sigue valiendo 30 euros, pero que nos lo venden por 20. Mentira. Según el mercado, tras la bajada en la demanda o la subida de la oferta, el jersey ahora vale realmente 20. De hecho, veremos que incluso menos, unos 15, por ejemplo. Para que valiera de nuevo 30 tendría que haber cambios en el mercado que hicieran subir el precio (descenso de la oferta, incremento de la demanda). En ese caso, para la libre empresa, basta con decir que se han acabado las rebajas…
Sigamos. Nos falta la segunda mentira: mostrar por qué el jersey vale de hecho 15 euros y no 20 como nos quieren hacer creer. La teoría económica ha elaborado un concepto sumamente útil para el caso que nos ocupa: la elasticidad de la demanda con respecto al precio. Es decir, cuánta variación de la demanda de un producto produce un cambio en su precio. En el ejemplo, según la elasticidad de demanda que tenga el jersey, al bajar su precio a 20 euros (cambio en el precio) el aumento de la compra será mayor o menor (cambio en la demanda). Aquí entra en acción la publicidad (nadie hace rebajas sin anunciarlo): “la rebaja es la ocasión de tu vida”, “sólo si te espabilas podrás comprar ese maravilloso jersey por 20 euros”. Es decir, lo que consigue la campaña de rebajas y su publicidad, es aumentar la elasticidad de demanda de los productos y convencer a más gente de que al bajar los precios tiene que comprar (si no después se arrepentirá).
¿Qué pasa con el precio cuando aumenta la elasticidad de demanda de un producto? Pues que sube, es más alto de lo que sería de otra manera. A un mismo precio habrá más demanda de ese producto y, ya lo sabemos, a mayor demanda, mayor precio. Es decir, que si nos dicen que el jersey vale 20 euros, aquí está ya el aumento de precio fruto del aumento de elasticidad, el precio de mercado del jersey, sin rebajas, sería de 15. Exacto, sin la campaña de rebajas la gente sólo compraría ese jersey a 15 euros. Con campaña se comprará por 20.
Por tanto, lo que viene a decirnos la publicidad vendría a ser esto: “Corre, no pierdas el tiempo, deja de leer tonterías y vete a comprar el jersey. Es la ocasión de tu vida. Lo que tiene un valor de 15 euros lo puedes comprar ahora por 20. ¿A qué esperas? Date prisa antes de que vengan los trabajadores con sus reivindicaciones y nos hagan subir los precios más allá de lo que establece el mercado provocando la inflación”.
¡Sería para reírse si no fuera tan triste!
Raúl García-Durán (Profesor de economía en la Universidad Autónoma de Barcelona)
Publicado en la revista Polémica, número 59

3 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. señor puto pitu
    Ene 17, 2010 @ 12:50:18

    muy bien seguid asi a ver si la gente tiene un punto de vista en el que no seamos unos borregos

    Responder

  2. Trackback: Recordando lo que es la navidad-(actual) y el consumismo. « Atrevete a pensar
  3. Trackback: Recordando la vispera de reyes. « Atrevete a pensar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: