Los hornos microondas y su salud

Finalmente me convencí de poner en el papel lo que creo que todos ya saben. Una de las expresiones más impresionantes de la tecnología moderna, enviada a nuestros hogares, es el horno microondas. En un mundo en que el tiempo es dinero, así nos dicen, y es una obligación la gratificación inmediata de los deseos, el horno microondas es sencillamente un regalo de Dios. Sin embargo, vale la pena recordar que es, de hecho, un regalo humano, que implora por la pregunta ¿qué hemos hecho para merecer un regalo tan celestial?

Dado que los hornos microondas son tan fáciles de usar y un dispositivo tan ahorrador de energía, comparado con los hornos convencionales, casi no hay hogar ni restaurante que no lo tenga. En general, la gente quiere creer que el horno microondas no tiene un efecto negativo sobre la comida o el consumidor de la comida. Enfrentémoslo, si los hornos microondas fueran realmente dañinos para nuestra salud ¿permitiría el gobierno que se vendan? Seguramente que no.

¿Cómo funcionan los hornos microondas? Las microondas son una forma de energía electromagnética, como las ondas de luz o de la radio. Las ondas son ondas muy cortas “micro” de energía electromagnética que viajan a la velocidad de 186.282 millas por segundo. Las microondas se usan para los teléfonos celulares (¿se acuerda que el uso de teléfonos celulares puede provocar tumores cerebrales?), las señales satelitales, las comunicaciones militares y aeronáuticas (todas éstas son causas conocidas de enfermedad por radiación si usted vive por casualidad en un punto de resonancia de estas ondas).

Las microondas, según nos dicen en su defensa, son un fenómeno natural ya que pueden encontrarse en la naturaleza. ¡Entonces no pueden ser malas para nosotros! Y tienen razón: ocurren de manera natural. Las microondas se producen de manera natural en casi todas partes del mundo, desde la tierra hasta el sol. La diferencia, sin embargo, es ésta: las microondas del sol están basadas en los principios de pulsos de corriente continua (DC) que no crean calor por fricción; los hornos microondas usan corriente alterna (AC) creando calor por fricción. Un horno microondas produce una longitud de onda de energía en picos, donde toda la potencia va dentro de solamente una estrecha banda de frecuencia del espectro de energía. La energía solar opera en una frecuencia de energía amplia.

Dicho en otros términos, la radiación producida por el horno microondas tiene solamente una frecuencia, mientras que la energía solar cubre todo un espectro. Las frecuencias de energía son importantes porque el patrón de resonancia armado por su interacción puede ser estrecho o amplio. Si el espectro es muy estrecho, se incrementa el poder de resonancia; si el espectro es más amplio, entonces el efecto de resonancia se expande y el intercambio de energía es parejo.

Todo horno microondas contiene un magnetrón, un tubo en donde los electrones son afectados por los campos magnéticos y eléctricos de modo tal que producen una micro radiación de longitud de onda de alrededor de 2450 Mega Hertz (MHz) o 245 Giga Hertz (GHz). La radiación de microondas interactúa con la frecuencia oscilante de las moléculas de los alimentos. Toda energía de ondas cambia la polaridad de positiva a negativa con cada ciclo de la onda. En las microondas, estos cambios de polaridad ocurren millones de veces por segundo. Todas las moléculas de cualquier tipo de tejido, incluyendo nuestro alimento, están construidas sobre campos electromagnéticos. Éstos son seriamente turbados cuando la polaridad de las moléculas cambia de positivo a negativo unas 2.450.000.000 de veces por segundo. Es esta fricción la que crea calor en la comida. ¡Así es cómo se puede calentar la materia en pocos segundos!

En los modelos comerciales, el horno tiene una potencia de entrada de alrededor de 1000 vatios de corriente alterna. A medida que estas microondas generadas por el magnetrón bombardean la comida, hacen rotar las moléculas polares a la misma frecuencia muchas millones de veces por segundo. Esta agitación molecular crea fricción, que calienta la comida. La fricción rasga las moléculas de alrededor provocando un daño sustancial y por último deformándolas. El nombre científico para esta deformación es “isomerismo estructural”.

Quizás ya haya advertido que las comidas calentadas en el microondas están mucho más calientes en la parte de adentro que afuera. ¡Ahora sabe por qué! El punto central hacia donde se dirigen los tubos del magnetrón yace a pocos centímetros arriba de la placa giratoria y ese es el lugar donde se lleva a cabo la resonancia más poderosa. Ese es el lugar donde se crea el mayor calor dentro de los tejidos.

Deberá estar claro ya que el “calentar” a través de la radiación de un horno microondas cambia la sustancia de lo que se calienta. Quizás también resulte ya obvio que las personas que prepararan la comida en un horno microondas consumen estas sustancias “desconocidas”, o por lo menos una sustancia cuya frecuencia natural fue turbada. Estos no son más que productos tóxicos para el sistema.

Si todo esto tiene mal aspecto, bien podríamos preguntarnos por qué el horno microondas llegó a ver la luz del día. ¿Quién inventó esto y por qué? El ejército alemán desarrolló originalmente los hornos de cocción microondas “radioemisoras”, para el uso en sus operaciones de apoyo móvil para la invasión de Rusia. Al poder usar equipamiento electrónico para la preparación de las comidas a escala masiva, eliminaban el problema logístico de los combustibles para cocinar, además de la conveniencia de producir productos comestibles en un tiempo muy reducido.

Después de la guerra, los aliados descubrieron las investigaciones médicas realizadas por los alemanes sobre los hornos microondas. Estos documentos, junto con algunos hornos microondas en funcionamiento, fueron transferidos al Departamento de Guerra de los EE.UU. y clasificados para “investigación científica ulterior”. Los rusos también habían recuperado algunos hornos microondas y llevaron a cabo investigaciones exhaustivas sobre los efectos biológicos. Como resultado de los mismos, su uso fue prohibido en la Unión Soviética. Los soviéticos emitieron una advertencia internacional sobre los peligros para la salud de los hornos microondas y de los dispositivos electrónicos de frecuencia similar, tanto biológicos como ambientales,.

Otros científicos de Europa oriental informaron también acerca de los efectos dañinos de la radiación de las microondas y establecieron estrictos límites medioambientales para su uso. Estos son acatados en lo que respecta a las telecomunicaciones, en relación a la notificación de los denominados “puntos calientes” de patrones inexplicables de enfermedad. Como resultado se cambia levemente el ángulo de las antenas parabólicas de comunicación y las enfermedades misteriosas desaparecen. Los EE.UU. no han aceptado los informes europeos acerca de los efectos dañinos, aún cuando el EPA estima en el país se están incrementando las fuentes de radiación de microondas y frecuencias de radio en un 15% anual.

Lo que sigue es un resumen de las investigaciones rusas publicado por el Atlantis Raising Educational Center de Portland, Oregon. Se formaron carcinógenos en prácticamente todas las comidas examinadas. Ninguna comida de prueba estuvo sujeta a más microondas que las necesarias para cumplir el propósito, es decir, cocinar, descongelar o calentar a fin de asegurar la ingesta sanitaria. A continuación damos un resumen de algunos de los resultados:
– El preparar carnes en el microondas, lo suficiente como para asegurar la ingesta sanitaria, provocó la formación de, un conocido carcinógeno (d-Nitrosodientanolamina).
– El preparar en microondas leche y cereales, convirtió algunos de sus aminoácidos en carcinógenos.
– El descongelar frutas convertía sus fracciones conteniendo glucósidos y galactósidos, en sustancias cancerígenas.
– La exposición extremadamente corta de verduras crudas, cocidas o congeladas, convirtió sus alcaloides vegetales en carcinógenos.
– Se formaron radicales libres carcinógenos en las plantas preparadas en el microondas, especialmente las verduras de raíz.

Quizás sea el momento de mostrarle algo de la evidencia científica hasta la fecha, a fin de que usted pueda decidir acerca del horno microondas. O quizás la información nueva le pueda confundir aún más. Pero la verdad sigue intacta.
Resto de datos.

10 Buenas razones para tirar tu microondas de la cocina.

1.El consumo continuado de alimentos procesados en horno microondas causa daño cerebral permanente a traves de poner en cortocircuito los impulsos eléctricos en el cerebro (despolarizando y desmagnetizando el tejido cerebral).
2.El cuerpo humano no puede metabolizar los productos desconocidos que se crean en los alimentos expuestos a microondas.
3.El consumo continuado de alimentos procesados en horno microondas detiene y/o altera la producción de hormonas femeninas y masculinas.
4.Los efectos de los nuevos productos formados en alimentos expuestos a microondas son permanentes en el cuerpo humano.
5.Se reducen o alteran los minerales, vitaminas y nutrientes de todos los alimentos procesados en microondas de forma que el cuerpo humano se queda con poco o nada, o absorbe compuestos alterados que no pueden asimilarse.
6.Los minerales de los vegetales, cuando se los cocina en horno microondas, se convierten en radicales libres cancerígenos.
7.Los alimentos procesados en microondas causan crecimientos cancerosos en el estómago y los intestinos. Esto puede explicar el rápido incremento en la tasa de cáncer de colon en América.
8.El consumo prolongado de alimentos procesados en microondas causa un aumento de células cancerosas en la sangre humana.
9.El consumo continuado de alimentos procesados en microondas causa deficiencias en el sistema inmune a través de alteraciones en la glándula linfática y suero sanguíneo.
10.El consumo de alimentos procesados en microondas provoca pérdida de memoria, de concentración, inestabilidad emocional y reducción de la inteligencia.
Mas informacion.

Otra explicacion

Anuncios

7 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Trackback: Investiga as microondas | IES Rosalía de Castro
  2. RIMASA - Hornos
    Oct 18, 2011 @ 17:15:30

    vaya investigación hacías los microondas. veo que estas muy profundizada en el tema. pero me gusta tu manera de ver hacia los microondas.
    bueno te agradezco mucho tu información era lo que mas o menos estaba buscando saludos 🙂

    Responder

  3. laura andrea
    Ago 29, 2012 @ 17:00:56

    me gusto la informacion, gracias

    Responder

  4. sami
    Oct 19, 2013 @ 18:18:19

    No te lo tomes a mal, pero soy ingeniero aeronautico master en telecomunicaciones. La parte cientifica de tu articulo da la sensacion de que has oido la conversacion de la mesa de al lado en un mcdonalds y tu te has empezado a inventar lo demas (245 ghz?!?!?!). Claramente no tienes ni idea de lo que estas hablando. Respecto al efecto sobre la salud da la sensacion de que hayas cogido las ideas de revistas como “mas alla”o “casa hoy”.
    Jamas he leido mayor cantidad de chorradas mezcladas con terminos cientificos. En serio.
    Quien quiera saber algo en serio puede leer la wikipedia y encontrara informacion mas fiable.

    Responder

  5. xlgalileos
    Nov 03, 2013 @ 23:47:55

    Te falto lo de la posesión infernal y que puedes quedarte calvo

    Responder

  6. Carlos
    May 19, 2015 @ 01:56:05

    y 11: Estar frente a un aparato de microondas provoca estupidez profunda, tanto que se demuestra mediante la escritura de artículos tan absurdos como éste, y propios de la ignorancia más supina de quien los firma. ¡Dios mío, la de estupideces que hay que leer!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: