Italia pasa a estar bajo el control de Goldman Sachs, El Club Bilderberg y la Comisión Trilateral (Mario Monti)

Un nombre pasó ayer al menos una vez por boca de todos italianos. El recién nombrado senador vitalicio Mario Monti se perfila como salvador indispensable del país al frente de un gobierno técnico. Lo señaló el presidente de la República y lo confirmó el dimisionario Silvio Berlusconi que lo calificó de “elección indispensable”. Este hecho supuso un calmante para los mercados, aunque el camino para que el llamado Súper Mario -recibido ayer por el propio Napolitano- ocupe el puesto de primer ministro no parece de rosas.

Aunque las posiciones parecen más cercanas, todavía existen amplias divergencias en algunos partidos políticos. En primer lugar, dos partidos minoritarios -Liga Norte e Italia de los Valores (IDV)- mostraron abiertamente su oposición a apoyar a este Gobierno. El líder de IDV, el exjuez estrella Antonio Di Pietro, se mostró rotundo en este sentido, aunque indicó que su formación podría votar a favor de determinadas medidas que crean conveniente. La página web de esta formación se llenó de mensajes dirigidos a Di Pietro reclamando que reconsiderase su posición.

Por su parte, el delfín de Berlusconi, Angelino Alfano, se mostró también contrario a un gobierno técnico, aunque con salvedades. El secretario general del PDL afirmó pese a todo que acatarían la decisión del presidente Giorgio Napolitano. La posición de Alfano sin embargo no oculta las discrepancias en un partido con muchas fisuras y con muchas voces internas clamando por el apoyo al Gobierno Monti, entre ellas la del presidente saliente Silvio Berlusconi.

Mientras tanto, el protagonista del momento es Mario Monti. Este lombardo de 68 años es un hombre respetado tanto en su país como en Europa, donde se le recuerda por su paso como comisario de Mercado Interior y de Competencia. En esta última cartera fue responsable de la maximulta contra Microsoft por abuso de la posición dominante en el mercado. Asimismo, entonces también se tuvo que enfrentar al gigante General Electrics en su fallido intento de compra de Honeywell.

A su carácter europeísta se le suma un currículum envidiable, motivo oficial por el que Giorgio Napolitano le ha nombrado senador vitalicio. Este economista, ya sonó en 1994 -tras la primera caída de Berlusconi – para guiar un ejecutivo de unidad, cuestión que entonces no fraguó. En el campo académico es bien considerado siendo primero rector y ahora presidente de la prestigiosa escuela de Economía Luigi Bocconi, en la cual cursó parte de sus estudios (más tarde completaría su formación en la estadounidense Yale).

“Un trabajo enorme por hacer”

Mario Monti también ha sido consultor internacional para Goldman Sachs (al igual que su compatriota Mario Draghi) y forma parte de la Trilateral y del comité directivo del controvertido club Bilderberg. Este último punto ha sido aprovechado en los últimos días por algunos diputados contrarios a su nombramiento como primer ministro. Su labor también se ha visto desempeñada en ámbitos como los consejos de administración de Fiat, BCI y Seguros Generali.

Un nombre pasó ayer al menos una vez por boca de todos italianos. El recién nombrado senador vitalicio Mario Monti se perfila como salvador indispensable del país al frente de un gobierno técnico. Lo señaló el presidente de la República y lo confirmó el dimisionario Silvio Berlusconi que lo calificó de “elección indispensable”. Este hecho supuso un calmante para los mercados, aunque el camino para que el llamado Súper Mario -recibido ayer por el propio Napolitano- ocupe el puesto de primer ministro no parece de rosas.

Aunque las posiciones parecen más cercanas, todavía existen amplias divergencias en algunos partidos políticos. En primer lugar, dos partidos minoritarios -Liga Norte e Italia de los Valores (IDV)- mostraron abiertamente su oposición a apoyar a este Gobierno. El líder de IDV, el exjuez estrella Antonio Di Pietro, se mostró rotundo en este sentido, aunque indicó que su formación podría votar a favor de determinadas medidas que crean conveniente. La página web de esta formación se llenó de mensajes dirigidos a Di Pietro reclamando que reconsiderase su posición.

Por su parte, el delfín de Berlusconi, Angelino Alfano, se mostró también contrario a un gobierno técnico, aunque con salvedades. El secretario general del PDL afirmó pese a todo que acatarían la decisión del presidente Giorgio Napolitano. La posición de Alfano sin embargo no oculta las discrepancias en un partido con muchas fisuras y con muchas voces internas clamando por el apoyo al Gobierno Monti, entre ellas la del presidente saliente Silvio Berlusconi.

Mientras tanto, el protagonista del momento es Mario Monti. Este lombardo de 68 años es un hombre respetado tanto en su país como en Europa, donde se le recuerda por su paso como comisario de Mercado Interior y de Competencia. En esta última cartera fue responsable de la maximulta contra Microsoft por abuso de la posición dominante en el mercado. Asimismo, entonces también se tuvo que enfrentar al gigante General Electrics en su fallido intento de compra de Honeywell.

A su carácter europeísta se le suma un currículum envidiable, motivo oficial por el que Giorgio Napolitano le ha nombrado senador vitalicio. Este economista, ya sonó en 1994 -tras la primera caída de Berlusconi – para guiar un ejecutivo de unidad, cuestión que entonces no fraguó. En el campo académico es bien considerado siendo primero rector y ahora presidente de la prestigiosa escuela de Economía Luigi Bocconi, en la cual cursó parte de sus estudios (más tarde completaría su formación en la estadounidense Yale).

“Un trabajo enorme por hacer”

Mario Monti también ha sido consultor internacional para Goldman Sachs (al igual que su compatriota Mario Draghi) y forma parte de la Trilateral y del comité directivo del controvertido club Bilderberg. Este último punto ha sido aprovechado en los últimos días por algunos diputados contrarios a su nombramiento como primer ministro. Su labor también se ha visto desempeñada en ámbitos como los consejos de administración de Fiat, BCI y Seguros Generali.

Un nombre pasó ayer al menos una vez por boca de todos italianos. El recién nombrado senador vitalicio Mario Monti se perfila como salvador indispensable del país al frente de un gobierno técnico. Lo señaló el presidente de la República y lo confirmó el dimisionario Silvio Berlusconi que lo calificó de “elección indispensable”. Este hecho supuso un calmante para los mercados, aunque el camino para que el llamado Súper Mario -recibido ayer por el propio Napolitano- ocupe el puesto de primer ministro no parece de rosas.

Aunque las posiciones parecen más cercanas, todavía existen amplias divergencias en algunos partidos políticos. En primer lugar, dos partidos minoritarios -Liga Norte e Italia de los Valores (IDV)- mostraron abiertamente su oposición a apoyar a este Gobierno. El líder de IDV, el exjuez estrella Antonio Di Pietro, se mostró rotundo en este sentido, aunque indicó que su formación podría votar a favor de determinadas medidas que crean conveniente. La página web de esta formación se llenó de mensajes dirigidos a Di Pietro reclamando que reconsiderase su posición.

Por su parte, el delfín de Berlusconi, Angelino Alfano, se mostró también contrario a un gobierno técnico, aunque con salvedades. El secretario general del PDL afirmó pese a todo que acatarían la decisión del presidente Giorgio Napolitano. La posición de Alfano sin embargo no oculta las discrepancias en un partido con muchas fisuras y con muchas voces internas clamando por el apoyo al Gobierno Monti, entre ellas la del presidente saliente Silvio Berlusconi.

Mientras tanto, el protagonista del momento es Mario Monti. Este lombardo de 68 años es un hombre respetado tanto en su país como en Europa, donde se le recuerda por su paso como comisario de Mercado Interior y de Competencia. En esta última cartera fue responsable de la maximulta contra Microsoft por abuso de la posición dominante en el mercado. Asimismo, entonces también se tuvo que enfrentar al gigante General Electrics en su fallido intento de compra de Honeywell.

A su carácter europeísta se le suma un currículum envidiable, motivo oficial por el que Giorgio Napolitano le ha nombrado senador vitalicio. Este economista, ya sonó en 1994 -tras la primera caída de Berlusconi – para guiar un ejecutivo de unidad, cuestión que entonces no fraguó. En el campo académico es bien considerado siendo primero rector y ahora presidente de la prestigiosa escuela de Economía Luigi Bocconi, en la cual cursó parte de sus estudios (más tarde completaría su formación en la estadounidense Yale).

“Un trabajo enorme por hacer”

Mario Monti también ha sido consultor internacional para Goldman Sachs (al igual que su compatriota Mario Draghi) y forma parte de la Trilateral y del comité directivo del controvertido club Bilderberg. Este último punto ha sido aprovechado en los últimos días por algunos diputados contrarios a su nombramiento como primer ministro. Su labor también se ha visto desempeñada en ámbitos como los consejos de administración de Fiat, BCI y Seguros Generali.

Un nombre pasó ayer al menos una vez por boca de todos italianos. El recién nombrado senador vitalicio Mario Monti se perfila como salvador indispensable del país al frente de un gobierno técnico. Lo señaló el presidente de la República y lo confirmó el dimisionario Silvio Berlusconi que lo calificó de “elección indispensable”. Este hecho supuso un calmante para los mercados, aunque el camino para que el llamado Súper Mario -recibido ayer por el propio Napolitano- ocupe el puesto de primer ministro no parece de rosas.

Aunque las posiciones parecen más cercanas, todavía existen amplias divergencias en algunos partidos políticos. En primer lugar, dos partidos minoritarios -Liga Norte e Italia de los Valores (IDV)- mostraron abiertamente su oposición a apoyar a este Gobierno. El líder de IDV, el exjuez estrella Antonio Di Pietro, se mostró rotundo en este sentido, aunque indicó que su formación podría votar a favor de determinadas medidas que crean conveniente. La página web de esta formación se llenó de mensajes dirigidos a Di Pietro reclamando que reconsiderase su posición.

Por su parte, el delfín de Berlusconi, Angelino Alfano, se mostró también contrario a un gobierno técnico, aunque con salvedades. El secretario general del PDL afirmó pese a todo que acatarían la decisión del presidente Giorgio Napolitano. La posición de Alfano sin embargo no oculta las discrepancias en un partido con muchas fisuras y con muchas voces internas clamando por el apoyo al Gobierno Monti, entre ellas la del presidente saliente Silvio Berlusconi.

Mientras tanto, el protagonista del momento es Mario Monti. Este lombardo de 68 años es un hombre respetado tanto en su país como en Europa, donde se le recuerda por su paso como comisario de Mercado Interior y de Competencia. En esta última cartera fue responsable de la maximulta contra Microsoft por abuso de la posición dominante en el mercado. Asimismo, entonces también se tuvo que enfrentar al gigante General Electrics en su fallido intento de compra de Honeywell.

A su carácter europeísta se le suma un currículum envidiable, motivo oficial por el que Giorgio Napolitano le ha nombrado senador vitalicio. Este economista, ya sonó en 1994 -tras la primera caída de Berlusconi – para guiar un ejecutivo de unidad, cuestión que entonces no fraguó. En el campo académico es bien considerado siendo primero rector y ahora presidente de la prestigiosa escuela de Economía Luigi Bocconi, en la cual cursó parte de sus estudios (más tarde completaría su formación en la estadounidense Yale).

“Un trabajo enorme por hacer”

Mario Monti también ha sido consultor internacional para Goldman Sachs (al igual que su compatriota Mario Draghi) y forma parte de la Trilateral y del comité directivo del controvertido club Bilderberg. Este último punto ha sido aprovechado en los últimos días por algunos diputados contrarios a su nombramiento como primer ministro. Su labor también se ha visto desempeñada en ámbitos como los consejos de administración de Fiat, BCI y Seguros Generali.

Mas en: http://www.elconfidencial.com/mundo/2011/11/11/italia-se-encomienda-a-mario-monti-para-salvar-al-pais-del-rescate-87545/

Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Paloma
    Nov 17, 2011 @ 20:04:54

    Que Italia y Grecia hayan caido en manos de los B, es casi lo de menos, lo más terrorífico para mí es que lo ha hecho el mismísimo Banco Central Europeo (Mario Draghi). Esa institución de la que dependen nuestras hipotecas, nuestras deudas y nuestros ahorros.

    ¡Qué Dios nos pille confesados!! ….

    Ahora a esperar el contrataque del otro gran grupo de poder que irá directamente a la cabeza del tinglado: Alemania.

    S2

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: